Santillana del Mar. Cantábria

Salimos de Santander con rumbo fijo hacia el Museo de Altamira. Comimos antes de entrar, hicimos la visita guiada a la neocueva y vimos todo el museo. Luego nos paseamos por los alrededores y fuimos a ver la entrada de la cueva original.

Yo ya estuve hace 10 años cuando viajé a Picos de Europa con mis hermanas, pero la verdad es que no tenía muchos recuerdos. Simplemente un leve recuerdo de la visita guiada y poco más.

Manu se hartó de repetirme cuanto le gustaría entrar a la de verdad. El pobre es un viciado de la prehistoria y de las cuevas y no podía soportar estar tan cerca y tan lejos al mismo tiempo. Quizá algún día nos llegue el momento.

Al final conseguí que saliera de su bucle y fuimos a visitar la población. Paseamos por las calles de Santillana del Mar, nos perdimos y nos encontramos en sus preciosos rincones y aprovechamos para comprar algún recuerdo, ya que allí lo que más hay son tiendas de souvenires, se nota que es un pueblo muy turístico. Y también visitamos la casa-museo del escultor Jesús Otero.

Manu merendó un vaso de leche con un sobao y yo un vaso de sidra y un pincho de anchoa, cada uno a su estilo. Y, de ese modo, decidimos seguir nuestro camino. Una nueva parada nos estaba esperando. La noche de Halloween nos esperaba.

2 comentarios sobre “Santillana del Mar. Cantábria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s