Sierra de Francia. Salamanca

Cuando empiezas a buscar sitios que visitar en la provincia de Salamanca, te aparecen en el buscador un montón de pueblos y lugares de la Sierra de Francia y ya sabéis que a mi me gusta la montaña más que nada, así que no podía faltar una visita en nuestro viaje.

Después de los días con Luna y de los días en Salamanca solo nos faltaba perdernos en lo verde. Ya te conté que en este viaje me había tocado coger el coche a mi y esta parte era la que más miedo me da porque yo en las carreteras de montaña lo paso un poco mal y además habíamos decidido subir al pico de Francia con el coche porque sino no nos daba tiempo visitar todo lo que queríamos. Y mi miedo se fue cuando empecé a subir ya que era la mejor carretera por la que había conducido nunca: ancha, recién asfaltada y con unas vistas espectaculares. Y cuando llegamos arriba todo mejoró aún más: las vistas, los animales que nos observaban en la distancia, los edificios espectaculares con su historia y sus historias. Fue una pena tener que bajar, pero teníamos que ir a nuestro siguiente centro de operaciones: la Alberca.

La Alberca es un lugar especial. Tiene una magia intrínseca en sus calles estrechas, en la humedad que hay por todas partes, en sus gentes, sus balcones, sus senderos…

También visitamos Mogarraz, con los grandes retratos de sus paredes y sí, vale la pena visitarlo. Es un pueblo pequeño pero con mucho encanto y personalidad. Además hay una pequeña ruta senderista que pintaba muy bien: “El camino del agua”. Y sí, he dicho pintaba y no quiero decir con esto que el camino esté mal. Es un sendero bonito, en el que hay grandes esculturas integradas en la naturaleza, pero el problema es que no había agua. Nada de nada. Seguramente en primavera sería mejor época para hacerlo.

Y, por último, visitamos Miranda del Castañar, dónde queríamos hacer otra ruta en la que se integra arte en la naturaleza: “El camino de los prodigios”. Sin embargo, al final, tan solo hicimos un fragmento, el más cercano a la población, ya que el calor era insoportable y no había ni agua ni casi sombra… Al ser finales de septiembre nos pensábamos que sería un tiempo más optimo para caminar, pero el clima se puso en contra nuestra.

Aún así valió mucho la pena. Volví encantada de aquellos pueblos montañeros y sus bosques. Me encantaría poder volver.

Y, ahora que te he contado todo el viaje, con sus diferentes etapas (Alarcón. Cuenca, Ciudad Rodrigo, Almeida. Portugal, Salamanca), sus diferentes momentos, creo que entenderás mejor porqué, por fin, me decidí a escribir este blog que mañana cumple 1 año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s