Torrelavega. Cantabria

No hay nada como que te enseñe un lugar una persona autóctona del lugar.

En agosto de 2009, mis hermanas y yo nos dispusimos a hacer un viaje por Picos de Europa. Pero claro, ya que viajábamos al norte, íbamos a visitar muchos más lugares: Laredo, el parque de Cabárceno, la réplica de las cuevas de Altamira… Pero también era importante aprovechar el viaje para visitar a mi amiga Ruth en Torrelavega.

En ese viaje íbamos un poco a la aventura con el tema de pernoctar, porque no teníamos muy claro cómo iba a surgir el viaje… y justo, el día que estábamos por esa zona, llovía a cántaros y todos los alojamientos estaban llenos de peregrinos. Así que llamé a mi querida Ruth y, no solo nos ofreció su casa, sino que nos hizo de guía turística.

Como anfitriones en su familia son geniales. Son de esas personas que te ofrecen y te prestan todo, de las que te permiten sentirte como en tu propio hogar.

Lo que decía, visitar una población con una guía autóctono es de las mejores cosas que hay, porque te cuenta cómo vive y cómo siente la ciudad, cómo cambian las cosas y cuales permanecen.

Además, les pillamos en fiestas, así que todo era animación, luz y color.

Este noviembre volveré a verla y volveré a disfrutar de sus gentes y de sus calles. Ya te contaré cómo ha sido la experiencia diez años más tarde.

Y tú, ¿conoces Torrelavega?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s