Madrid exprés

Llevo tiempo queriendo empezar a hacer una entrada de Madrid y no sabía por dónde empezar, hay tantas cosas que contar, tantos lugares de los que hablar…. Al final han sido las circunstancias las que han hecho que vuelva a la capital y las que me han dado una escusa para empezar.

Cuando yo era pequeña, mi familia solo viajábamos a dos lugares, uno era Mota del Cuervo y el otro era Madrid. Luego durante la carrera hice múltiples viajes a Madrid a ver exposiciones con mis amigas de la carrera, con mis hermanas, con mi novio de aquel entonces… y hace unos años volví a ir con Manu. Todos los viajes son especiales y de todos tengo algo que contar, pero el viaje que vengo a contaros hoy es el último que he hecho.

El miércoles pasado, día 19 de diciembre, estuve pasando el día en “la capi” con mis padres y mi hermana Sara. Llegamos sobre la una del medio día. Lo primero que hicimos, tras aparcar en un aparcamiento que teníamos reservado fue ir a comprar un décimo de lotería de Navidad con el número de la tesis de Sara (ya que le hacía ilusión). Después estuvimos dando un paseo por la estación de Atocha y descubrimos que las tortugas ya no están. Había una exposición de cuadros de un concurso de pintura rápida (a continuación pondré los dos que más me gustaron) y luego lo típico: tiendas, gente con maletas de un lado para otro, bares y restaurantes…

A todo esto ya teníamos hambre y fuimos en busca de un lugar para comer y acabamos en un bar en la plaza de la entrada del Museo Reina Sofía y disfrutamos de uno de los mejores bocadillos de calamares que habíamos probado… (A mi sigue resultándome curioso que sean tan típicos los calamares en Madrid.)

Después de comer vimos el Mercado de Navidad de la Plaza Mayor, estuvimos paseando por la Puerta del Sol, vimos lo exagerada que es la gente haciendo cola horas y horas en las administraciones de lotería y lo bonita que es la fachada de Cortilandia… También pasamos por el Teatro y por el Palacio Real y llevamos a mis padres a mis padres a ver el Templo de Debod, que no lo conocían (ya os contaré más detenidamente otro día).

Y, es que lo que veníamos buscando ese día, nos esperaba en la Gran Vía (y no me refiero a las fantásticas luces con un gatito saltando ni a Olaf y Lady Bug, que pedían a gritos que nos hiciéramos fotos con ellos). Nosotras habíamos ido a ver un MUSICAL.

La película de Anastasia siempre ha sido una de las favoritas de Sara y cuando nos dijo a mi madre y a mi que quería ir a verlo, no nos lo pensamos dos veces porque a nosotras también nos encanta. Por suerte han ampliado fechas, así que, si tenéis la oportunidad os recomiendo ir a verlo.

Anastasia ha venido directa de Broadway para enamorarnos con sus canciones, con sus escenarios, con su vestuario, los músicos, cantantes y bailarines… con todo. Sara y yo fuimos en plan rico con el pase Oro y vale mucho la pena. Entramos al backstage antes de la representación y vimos el escenario por dentro, nos explicaron como funcionaban los mecanismos y todas las maravillosidades del teatro. He de decir que hasta mi padre que no es muy fan ni del teatro ni de los musicales salió encantado y mi madre dice que nunca le había visto aplaudir tanto. Así que creo que eso dice bastante a favor del espectáculo.

Lo peor fue la vuelta a casa por la noche, pero aún así, nos fuimos a la cama con una sonrisa en la boca porque fue un día muy bonito.

¿Has tenido algún viaje exprés a Madrid? ¿Te gustan los musicales? ¡Cuéntame tus aventuras que compartidas son más divertidas!

 

Un comentario sobre “Madrid exprés

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s